Contaminación ambiental del agua

¿Cómo son transportados los contaminantes  por el agua?

Pueden existir contaminantes en el agua en diferentes estados. Los contaminantes pueden estar disueltos o pueden estar en suspensión, lo que significa que existen en forma de gotas o partículas.
Todos los estados de los contaminantes pueden viajar grandes distancias a través del agua de muchas maneras diferentes. Las partículas puede caer al fondo de los arroyos o lagos o subir a la superficie, en función de su densidad. Esto significa que la mayoría permanecen en el mismo lugar cuando el agua no fluye o se trata de aguas estancadas.

En los ríos, los contaminantes suelen viajar grandes distancias. La distancia depende de la estabilidad y del estado físico de los contaminantes, así como de la velocidad del flujo del río. Los contaminantes pueden viajar más lejos cuando están en disolución en un río que fluye rápido. Las concentraciones de un lugar, son generalmente bajas, pero dicho contaminante se puede detectar en muchos más sitios a largas distancias, debido a la facilidad que tienen en ser transportados.

Contaminación ambiental

En lagos y océanos los contaminantes son transportados a través de las corrientes. Hay muchas corrientes en los océanos, que son impulsadas por el viento. Esto permite a un contaminante viajar de un continente a otro.
En ocasiones, se suele contar con la capacidad de los océanos para reducir la concentración, el llamado “auto-limpieza ” de los océanos. Pero esto no siempre funciona, porque el movimiento de las corrientes en los océanos no es uniforme. Esto provoca que las aguas de bajura, a menudo contengan sustancialmente más altos niveles de contaminación que en el mar abierto.

Cuando los contaminantes persistentes se acumulan en los peces o las aves marinas, puede convertirse en un peligro tóxico para las cadenas alimentarias acuáticas, y también pueden viajar grandes distancias dentro de estos animales y terminar en la cadena alimentaria de zonas no contaminadas.

Factores distribución de contaminación del agua

¿Qué factores determinan la circulación y distribución de los contaminantes en el agua?

El agua es un líquido polar. Esto significa que el átomo de oxígeno en una molécula de agua atrae a los electrones de los átomos de hidrógeno, a fin de que estos desarrollen cargas positivas. El átomo de oxígeno es una carga negativa , a través del cual pueden atraer otros átomos de las moléculas de agua para formar cadenas de hidrógeno. En los compuestos no polares, tales como hidrocarburos, apenas hay separación de cargas y, en consecuencia, no se disuelven en el agua.

El agua tiende a formar agregados o complejos que rodean cada molécula de agua. Muchas sales orgánicas compuestos orgánicos polares son solubles en agua, pero los líquidos orgánicos no lo son.
De todo esto podemos concluir, que las moléculas que pueden realizar la separación de cargas pueden disolverse en el agua, mientras que las moléculas que no tienen cargas no son muy solubles en el agua.

A consecuencia de esta polaridad destacamos el efecto hidrofóbico. En el proceso de formación de complejos de las moléculas de agua cargada activamente se excluyen a los no polares. Esto conduce a la formación de fosfolípidos, que contribuyen a la circulación de los contaminantes.

Otro factor es la presión de vapor, que se entiende como la tendencia de un líquido o sólido a volatilizarse. La presión de vapor aumenta cuando las temperaturas aumentan.

Otros factores ambientales como pueden ser la temperatura, el nivel de radiación solar, el pH y la naturaleza de la absorción de la superficie. Por ejemplo, el pH del agua determina la solubilidad en agua de los metales.