Contaminación del aire

La atmósfera es un complejo y dinámico sistema natural gaseoso que es esencial para sustentar la vida en el planeta Tierra. El agotamiento del ozono estratosférico debido a la contaminación del aire ha sido desde hace mucho tiempo reconocido como una amenaza para la salud humana, así como a los ecosistemas de la Tierra.

Los contaminantes pueden ser en forma de partículas sólidas, gotas de líquido, o gases. Además, pueden ser naturales o causados por el hombre.

 

Los contaminantes pueden clasificarse como primarios o secundarios. Por lo general, primarios, son, las sustancias contaminantes emitidas directamente de un proceso, tales como cenizas de una erupción volcánica, el gas de monóxido de carbono de un vehículo de motor o escape de dióxido de azufre liberado por las fábricas.

Los contaminantes secundarios no son emitidos directamente. Por el contrario, interactúan con los primarios contaminando el aire. Un ejemplo importante de un contaminante secundario es el ozono troposférico – uno de los muchos contaminantes secundarios que forman smog fotoquímico.

Tenga en cuenta que algunos contaminantes pueden ser tanto primarios como secundarios: es decir, ambos son emitidos directamente y se forman a partir de otros contaminantes primarios.

Contaminantes del aire

Los principales contaminantes primarios producidos por la actividad humana son:

Óxidos de sulfuro
Óxidos de Nitrógeno
Monóxido carbónico
Componentes orgánicos volátiles
Cloro fluoro carbonatos
Desechos radiactivos

Para saber más: Véase Contaminación aire